1/15

Perfectamente integrada en su obra, como una continuación de sus diseños de joyas, Elena Canter presenta su escultura en bronce.  
 Una vez más, mujeres en el firmamento de la artista. Una vez más, seguridad y temperamento. Elementos fantásticos, mitológicos y oníricos, envuelven sus cabezas de mujer en una atmósfera vibrante de formas curvas y sinuosas.

Un lenguaje de símbolos en busca de la esencia. El bronce sujeta el mensaje de la artista en un baile pausado, en torno a su imaginación escultórica y su sensibilidad personal.  
Tocar y sentir son las primeras notas de esta intensa partitura, en la que Elena Canter sitúa el universo femenino en el centro del cosmos más cercano.