IMG_4154.JPG

Elena Canter aborda el diseño de joyas en 1988, y se inicia en la escultura años después.
En su proceso creativo, actúan de forma notable, los escenarios de su vida. El Bibao industrial, aparece rotundo, y le aporta una particular perspectiva. Una estética, que se alimenta de los juegos geométricos, grúas y tendidos eléctricos. Bosques de chimeneas y estructuras oxidadas, en un paisaje verde, bajo un cielo gris templado.
La Ibiza de su juventud, le aporta fantasía. Recupera en sus tiendas joyas, sombreros objetos, y ornamentos coloristas del período de “entreguerras”.

FOTO CON MODELO 1.jpeg
FOTO CON MODELO 3.jpeg
FOTO CON MODELO 2.jpeg

De este encuentro, ademas de su interés por las joyas tribales, movimientos artísticos como el Cubismo, el Art-Decó, o la arquitectura contemporánea, nacen sus joyas.
Desde su particular universo, posa sobre la piel, toda la fuerza de su mensaje. Medallones, brazaletes, que parecen venir de un espacio sin tiempo. Escudos y emblemas de Amazonas Invisibles.
Sus joyas se fabrican, una a una, en un proceso, concienzudo y ritual.